Carta

Madre:

Hace tantos años no sé de ti, que sólo me queda suponer tus días: Imagino que el tiempo tiñó restrictivamente de blanco tu cabello, que las arrugas se hicieron presentes con lentitud como figurando la sabiduría en tu rostro, y tu mirada, que adormiladamente miró mis pasos alejarse, esta ahora empañada por la tristeza como entibando mi recuerdo.
Ojala pudiera decirte que volveré, pero no es así, aunque lo mas blando de mi ser esté implosionado ante estas líneas sé que jamás voy a reocupar mi espacio contigo, tus costumbres están tan encerradas en un geocéntrico tumulto de ignorancia donde solo importan las terceras opiniones y no te permites pensar por ti misma; no quiero ser parte de una competencia tan desigual, prefiero que cada uno sea ganador en su esquina.
Tan bifurcante se volvió el cariño que la sociedad escuda sus temores con etiquetas y nos obliga a trazar líneas imaginarias, pero eso ya no me inquieta, desde que maldecirte mi nombre al saber que soy transexual aprendí a vivir sin darle importancia a las expresiones que ni tan solo me conceden respeto.
Extrañarte es el precio que he de pagar por ser diferente; pero al igual que tú, me quito el calor de los pies a escupitajos.

Te quiere, tu hijo.

11 comentarios:

Beatrix dijo...

Quiero mencionar primeramente, que la selección de palabras es de locos. Partiendo de eso, el esfuerzo que se viene haciendo sobre los textos, es en verdad digno de celebrarse.

Me gusto el texto, hay un ritmo pausado, con un claro tono de aceptación en todo lo que el personaje reflexiona en la carta.

Solo tengo una observación, y es la firma. Creo, y lo se por mi trabajo por esa comunidad, que el personaje hubiera firmado como tu hija, y no hijo.

De otra manera se le resta valor al acto de valentía que el personaje demuestra al escribir esa carta a su madre.

Fuera de esa observación, no tengo nada mas que aportar.

Saludos!

Sr. Durán dijo...

Como bien dice Beatriz, el ritmo es claro y constante. Pausado.
Noto una serena furia en cada letra, un gesto de dolor que se transmite en cada oración. Que llega hasta el final y desenfunda escupitajos al suelo. Genial la frase, LoraK.

Otra observación: la firma me brinca no por hijo, o hija. Creo que, en afán de la verosimilitud, si se hubiese firmado como "Pedro" o "María", el impacto sería mayor. Al menos para mí, ya que terminarías de humanizar (más) al personaje.

Bien trabajado, Señorita. Y creo que sólo se le fueron dos acentos :D

abbraccio forte!

B'LoraK dijo...

Beatrix:

Cuando leí las palabras para el ejercicio realmente no imaginé nada, nunca me había sucedido qué, al leer algo mi mente se quedara en blanco, pero bueno, pienso que puedo aprender más de los retos que de la comodidad. Como bien señalas, el esfuerzo es lo que da dignidad a cada palabra.
Estuve analizando la firma y sí, tienen razón, fue una total negación y roba credibilidad al personaje.

A seguir…
Gracias Bea, saludos.


Marvin:

Caramba, esos acentos de repente se me pierden, voy a trabajar mas en eso, muchas gracias por señalarlo. Respecto a la firma, como ya lo mencioné, bajó mucho de nivel la fuerza del texto, caray, tropecé en un llano. Por otro lado, señalas a la perfección el sentimiento del texto, me da mucho gusto saber que fui clara con la esencia del personaje.

Agradezco tus palabras, otro abrazo mas para ti.

HomeroMx dijo...

Señorita...

como le habia comentado antes... muy buen texto... para mi la firma es como el toque entre sacrástico y abrumador... de decir... a pesar de todo.. soy tu hijo... aunque tenga mis preferencias.. es decir... que eso no cambiará aunque me odies... y a paesar de todo... soy tu hijo... el hombre que no es hombre... algo asi...

Besos....


HomeroMx

KAOS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
KAOS dijo...

Yo también lo considero un buen texto, es maravillosa la forma en que logras desplegar las 10 palabras en una epistola.

El texto esta muy bien manejado y la carta llega a parecer sincera.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, creo que ademas de la firma vale la pena criticar el final que le quita valor al todo el texto. La carta es excelente pero al final le hace falta fuerza, sentimiento y claridad.

Aplaudiria al 100% esta aportación si tan solo nos hubiera regalado un final mas impactante.

KAOS.

Palomilla Apocatastásica dijo...

desde que maldecirte mi nombre, esta frase me es confusa, no será maldijiste, se supone que la connotación es que la madre repudia a su hijo por ser transexual. La historia me parece coherente, con un halo de nostalgia y resentimiento.
Palomilla gramatical

Fernanda dijo...

Queridísima amiga

Con la novedad de que estoy descomputarizada. Caput. Mi compu pasó a mejor vida, si se puede llamar así a un basurero tecnológico. Así que ahora soy internauta de cibercafé.

Espero que estés a todo dar y que Pig y Violetta ya hayan comenzado a entretenerte.

Me encantó tu carta. Me gusta que las palabras del ejercicio sean una parte cómoda en tu texto y que el mismo no gire alrededor de ellas. Creo, como Marvin que habría estado padre que lo firmara con un nombre exótico, ya sabes, Cassandra, Hetzamaní, Deyanira...Qué se yo, un nombre de chica TS. Pero de cualquier modo así, genérico, "tu hijo" tiene su fuerza, es como la imposión ja ja ja, digo es como marcar distancia con el elemento que las acerca.

En fin, ya estoy divagando... Está de güevos y punto...

Besos
Tu amiga que te quiere un chingo

VeroniKa dijo...

Magnifico texto Caro, no hagas caso de comentarios envidiosos, acertadamente Homeromx da en el clavo en el significado de la firma.
besos

Sr. Durán dijo...

¿Comentarios envidiosos?
Je je je... me hiciste reir.

www.joakinitoreconoceablorak.com dijo...

como siempre... chingona.