Tu y lo que fui.

Caí de bruces sobre ti,
tratando de no ahogarme en tu olor,
de saborearte hasta saciarme.

Aprendí de las noches,
con la piel cubierta de tus besos,
y tu nombre grabado.

Decidí quedarme ahí,
el tiempo suficiente para amarte,
aunque nunca fue suficiente.

Abandoné la loca idea,
la quimera absurda de esperarte,
no había nada, tan sólo el delirio.

4 comentarios:

Jéssica de la Portilla Montaño. dijo...

ti, sin acento.

sólo, con acento.

quimeras dijo...

"la quimera absurda de esperarte"... parece que me lees eh!!
:)
siempre me identifico tanto con tus letras...

Palomilla Apocatastásica dijo...

Gracias Jessica por tus correcciones

Palomilla Apocatastásica dijo...

Ya lo he corregido