Tentación de Seda

El antifaz le cubría completamente el rostro, su cabello ondulaba en la espalda casi desnuda, mínimamente cubierta con delgados listones. Su fino traje de seda invitaba a aquella mano a sentir una vez más, cada centímetro no solo de la tela, sino de la piel que ésta cubría, ajustándose perfectamente. Así que intercambiando miradas discretas recorrieron en silencio un pasillo adentrándose en la oscuridad del jardín, a pesar del bullicio que brotaba por el ventanal.

La luna llena el en firmamento dejaba entre ver cubierta por la hiedra, una pequeña puerta que conducía a una habitación sencilla, la única iluminación era una vela casi extinta que perfumaba la habitación con olor a vainilla, mezclado con azahar y rosas que se filtraba por la pared.

Un soplo de aliento tibio apagó la vela y ella solo sintió la yema de un delgado dedo sobre sus labios húmedos como sello de silencio, luego deslizándose desde su antifaz haciéndolo descender lentamente hasta levantar el dobladillo rematado en encaje.

Temblaba. Su vestido pesaba demasiado, quería liberarse cuanto antes, pero de nuevo sintió aquella mano delgada acariciando su empeine y cubrió con la amplia falda de seda la intromisión sin el menor dejo de culpabilidad, sus mejillas ahora sonrosadas ardían en su rostro, mientras la respiración entrecortada era el resultado de la minuciosa auscultación de la que era objeto.

Bajo su falda, sentía el calor emanado que la hacía vibrar, su vientre se había transformado en un volcán que fue despertando gracias a la maestría con que su ávida compañera, de ojos almendra y mirada lasciva se adentraba en sus más recónditos nichos de placer.

5 comentarios:

mafalda dijo...

.......

Perdón la intromisión.....

Me gusto... sip así es.... decifrar y descubrir , me gusta.... que me jalen lentamente hacia un final ¡inesperado!.....¡me encanta!... de eso se trato esto... y me gusto....

Mafalda

Cuatroletras dijo...

Siempre con sorpresas y la primera.

Hoy me pregunte ¿y que hay debajo de la piel?

Buen dìa

Cuatroletras dijo...

MAFALDA:

Nada de intromisiòn!!!!

Te esperamos màs seguido....

Saludos

José Luis dijo...

..sorpresivo, erótico...cachondo...

Me gusto mucho...

Fernanda dijo...

Siempre son riesgosos los relatos eróticos, pero siempre es rico averiguar qué hay bajo la seda del cuento de una palomilla.
Me gustó muchísimo el tono, el toque y el oficio. Me parece que tiene virtudes que hayas publicado algo escrito de primera intención.
Un abrazo